Prevención, innovación y coordinación, la receta para un país sano

Tras la pandemia de covid-19, el desafío del sistema de salud mexicano es operar con apoyo del sector privado y mejorar las estrategias de prevención y diagnósticos oportunos.

La pandemia por Covid-19 dejó un mensaje claro: ubicar a la salud como un elemento estratégico para detonar crecimiento económico y productividad, generar bienestar para las personas, gestionar adecuadamente las finanzas públicas, entre otros objetivos.

El gran desafío ahora es construir un sistema de salud en el que el sector público sea acompañado por el privado, pero sobre todo dar paso a estrategias de prevención y diagnósticos oportunos, y no necesariamente a reaccionar al acelerado incremento de enfermedades.

El director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, aseguró en el Expansión Summit 2023 que tenemos una población productiva con enfermedades crónicas, que genera muchos costos a las empresas, por ausentismo y presentismo, para lo que consideró que la mejor receta es la prevención.

Explicó que en el IMSS, mexicanos con diabetes son 3 millones, que generan gastos de 44,000 millones de pesos al año, de una enfermedad que se puede prevenir, pero que cuando se adquiere no se cura, se trata. De hipertensión arterial son 4.7 millones de personas, con costo anual 7,000 mdp, mientras que de insuficiencia renal, “el gran enemigo, debería ser enemigo número uno del país”, son 66,000 personas. En total, mencionó, son gastos de 94,000 millones de pesos al año.

“No hay sistema de salud que pueda soportar el incremento de enfermos crónico-degenerativos, entonces la receta es la prevención, otra vez, no la hospitalización. La hospitalización tiene que ser el último momento”, afirmó.

Melina Calderón, directora de Acceso, Comercial y de Asuntos Públicos para Novartis, coincidió. “Debemos migrar hacia la prevención, eso va a facilitar la sostenibilidad”, dijo en la mesa “Salud. La receta para un país sano”.

Sin embargo, aseguró que también es una corresponsabilidad lograr que los pacientes (que ya están enfermos) accedan a los medicamentos y dispositivos de salud innovadores, por lo que se debe buscar esquemas de atención asequibles para el sistema de salud y para los pacientes.

“No es responsabilidad únicamente de los sistemas de salud”, insistió al señalar que es indispensable buscar áreas de colaboración y ser copartícipes en el diseño de políticas públicas.

Héctor Orellana, presidente de la Asociación Mexicana de Industrias Innovadoras de Dispositivos Médicos (AMID), sostuvo que no hay una solución para todo el problema y que se tiene que haber tecnología que facilite la atención de los pacientes para mantenerlos saludables, así como proveer educación a los médicos.

El presidente de la AMID recordó que durante la pandemia fue necesario incorporar muchas tecnologías para atender la crisis sanitaria y que los sistemas de salud fueran flexibles. Asimismo fue importante la comunicación y los acuerdos entre los sectores sanitarios públicos y privados, “lo que fue uno de los mayores aprendizajes de la emergencia sanitaria”.

En el mesa moderada por Juana Ramírez, CEO y presidenta de Grupo SOHIN, el director del IMSS señaló que la colaboración con el sector privado existe actualmente con el Programa ELSSA (Entornos Laborales Seguros y Saludables), en Monterrey, Nuevo León, donde hay convenios con grandes empresas de turismo, construcción y cemento para cuidar la salud de los trabajadores.

Por lo que, durante el Expansión Summit, llamó a la AMID a hacer un “pacto” y que se sume sume al Programa ELSSA. “El IMSS es uno de los empleadores más grandes de México. Es importante que los trabajadores del IMSS, AMID y farmacéutica sean los más sanos”, afirmó.

 

Fuente: Expansión

Te puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *